• Francisco Hidalgo

Errores más comunes al darse de alta como autónomo

Iniciar esta nueva aventura empresarial es gratificante por la solución que supone el autoempleo, cada vez más viable y común en estos momentos convulsos del mercado laboral, pero no es sencilla.

Es una decisión que conlleva confianza en una idea de negocio que se ha elegido. Sin embargo, el proceso de alta como autónomo tiene ciertas complicaciones que provocan caer en una serie de errores comunes en este trámite ciertamente desconocido por la falta de experiencia de los nuevos emprendedores.

Estos errores pueden soportar una pérdida de dinero fundamental para los inicios de la actividad del trabajador por cuenta propia. Por esta razón, a continuación, se explicará los errores más comunes a la hora de darse de alta como autónomo.

Darse da alta primero en Hacienda y después en el RETA

El alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) es un requisito indispensable para ejercer como autónomo. Debe realizarse el alta en un plazo de 60 días naturales previos al inicio de la actividad y, posteriormente o al mismo tiempo, darse de alta en Hacienda, concretamente en el Censo de Empresarios, Profesionales y Retenedores de Hacienda. El alta en Hacienda supone el momento a partir del cual se puede iniciar la actividad económica.

Elegir mal el epígrafe del IAE

El epígrafe dentro del Impuesto de Actividades Económicas (IAE) es un código numérico que identificará el tipo de actividad que desarrollará un negocio y marcará cómo va a tributar ésta, por lo que es importante tener claro cuál corresponde a la idea de negocio.

Elegir bien la actividad conlleva consecuencias que afectan al negocio relacionadas con la deducción de gastos, si hay o no retenciones en las facturas, o las diferencias en las obligaciones fiscales.

No capitalizar el paro

Si se encuentra en situación de desempleo y tiene derecho a una prestación por esta razón, el interesado puede optar a la capitalización del paro para autónomos.

¿Qué es la capitalización del paro? Se trata una medida que fomenta que las personas en situación de desempleo puedan iniciar el camino del autoempleo, dando la posibilidad de percibir toda la cuantía (con ciertas limitaciones) que aún le corresponde a la persona que la solicita para darse de alta como trabajador por cuenta propia para financiar una inversión o ir pagando las cuotas de autónomo de la misma capitalización.

No aplicar las bonificaciones

Es importante estudiar todas las posibles alternativas de bonificaciones disponibles que son aplicables a la situación individual de cada persona.

¿Por qué se recuerda esto? Puede parecer obvio, pero hay que solicitarlas, y de forma correcta, en el momento de darse de alta, ya que no tienen carácter retroactivo. Esto se debe a que en el momento que apliquemos las que se tienen derecho, ya no se puede cambiar por otra.

Deducción de bienes y servicios antes de darse de alta

Este error es común entre los nuevos emprendedores. Todo material o servicio deducible (no todos lo son) que vaya a formar parte de la actividad deberá adquirirse tras realizar el alta en Hacienda. Hecho que pudiera ser sancionable ya que supondría saltarse un trámite administrativo formal.

Cada situación es única

Darse de alta como autónomo no es sencillo, sobre todo si no se conoce los pasos a seguir y sus particularidades. Son muchos los factores que determinan las diferentes circunstancias descritas a lo largo del artículo, como puede ser el tipo de actividad, si es la primera vez que se da de alta o la edad.

Cada uno de los apartados descritos anteriormente tienen especificaciones a desarrollar, junto con otros detalles propios del proceso de alta como es la elección de la base de cotización, elección de la mutua, la casilla de responsabilidad civil, elección del espacio de trabajo, etc.

No es complicado equivocarse y por esa razón están los asesores, profesionales que entienden con detalle este trámite, las obligaciones fiscales, las facturas, la contabilidad, etc. Muchas cuestiones a lo largo del desarrollo de la actividad económica.

Real Decreto 84/1996, de 26 de enero, por el que se aprueba el Reglamento General sobre inscripción de empresas y afiliación, altas, bajas y variaciones de datos de trabajadores en la Seguridad Social.

Cómo capitalizar el paro y obligaciones del trabajador